La llegada de la Mariposa Monarca es un espectáculo increíble.

Es quizás la más conocida de todas las mariposas de América del Norte.

Conocer a las mariposas en su hábitat es una experiencia extraordinaria que por fortuna podemos vivir en México.

Hacen un asombroso viaje de tres meses a lo largo de 2,000 y hasta 4,500 km. desde Canadá y Estados Unidos.

Resulta también sorprendente que las mariposas que vuelan a México nunca antes han estado aquí.

Este insecto, además de su gran belleza, se caracteriza por su resistencia y longevidad.

Los machos poseen dos puntos negros a lo largo de las venas de sus alas y son ligeramente más grandes que las hembras.

La Mariposa Monarca llega a vivir hasta nueve meses, es decir, 12 veces más que el resto.

Cuando ir a ver las Mariposa Monarca

En México tenemos la suerte de poder estar en contacto con la Mariposa Monarca de Noviembre a marzo.

A continuación, te detallamos donde puedes visitar la Mariposa Monarca

  • El Rosario, en el municipio de Ocampo, en Michoacán

Se ubica dentro de la Reserva de la Biósfera de la Mariposa Monarca, a escasos kilómetros del Pueblo Mágico de Angangueo.

  • Sierra Chincua, en Angangueo, Michoacán
  • Senguio, en el municipio del mismo nombre, en Michoacán
  • La Mesa, en Sierra Campanario, Estado de México
  • El Capulín, en el cerro Pelón, municipio de Donato Guerra, Estado de México
  • San Mateo Almomoloa, en Piedra Herrada, Estado de México

Desde tiempos prehispánicos, la llegada de la Mariposa a los bosques de las comunidades indígenas, se convirtió en una simbiosis religiosa y cultural que aún se mantiene viva.

Cabe mencionar que para los aztecas estos peculiares insectos eran conocidos como “quetzalpapalotl” o “mariposa sagrada” y fue objeto de su culto.

En México, el compromiso con estos visitantes es conservar el hábitat que requieren.